Noticias sobre el sol y la piel

“Quemar, pelar, repetir”: un sobreviviente de melanoma en etapa IV reflexiona sobre sus errores juveniles

Por Skin Cancer Foundation • 4 de mayo de 2018
sobreviviente de melanoma

El sobreviviente de melanoma Kelly Leggett fue proactivo en hacerse revisar la piel, lo que finalmente le salvó la vida.

Al crecer en las décadas de 1960 y 1970, teníamos una relación diferente con el sol. No pensábamos que nos veíamos bien o “saludables” a menos que tuviéramos un bronceado. Irónico, ¿no? Pasé muchas horas en mi adolescencia y en mis 20 años tumbada al sol: quemarme, pelarme, repetir... hasta que el bronceado se afianzó.

En 2003 noté un lunar detrás de mi oreja derecha que parecía estar cambiando. En un chequeo de rutina le pedí a mi médico que mirara el lunar; me dijo que no era nada de lo que preocuparse. Pasó un tiempo y noté que el lunar había cambiado drásticamente, así que volví a mi médico. Una vez más, me dijo que no era nada, pero mi instinto me dijo lo contrario, así que pedí que me derivaran a un dermatólogo. El dermatólogo eliminó el lunar de inmediato, lo mandó a hacer una biopsia y me dijo que le daría seguimiento en una semana. Cuando llamó dos días después y pidió verme de inmediato, supe que estaba en problemas.

Me diagnosticaron melanoma en etapa IIB en julio de 2007. Se requirió cirugía para extirpar todo el tejido canceroso y cirugía plástica una semana después para restaurar el área. Mi oncólogo me recetó un régimen de 12 meses de inyecciones de interferón en dosis altas. Cuando terminaron los tratamientos con interferón al año siguiente, mis escaneos no mostraron evidencia de cáncer.

En julio de 2009, una radiografía de tórax de rutina resultó anormal. Exploraciones adicionales revelaron que el cáncer había regresado y se había extendido a mis ganglios linfáticos, pulmones, columna vertebral, hígado, bazo y pelvis. Mi médico me dijo que los tumores eran demasiado numerosos para contarlos. aprendí que el el melanoma había avanzado a la etapa IV solo una semana antes de mi 48 cumpleaños.

En ese momento, solo había un curso de acción aprobado por la FDA para el melanoma metastásico, y la tasa de éxito era solo del 10 por ciento. Si no hacía nada, me quedaban seis meses de vida.

Perder la vida no era una opción, así que decidí seguir adelante con la terapia. En octubre de 2009, varias semanas después de completar la primera ronda de tratamientos, tomografías computarizadas y tomografías por emisión de positrones (PET) adicionales revelaron que los tumores se estaban reduciendo. Me sometí a dos rondas más de tratamiento, que era el máximo permitido.

En febrero de 2011, recibí la mejor noticia que pude haber imaginado: Mis escaneos no mostraron evidencia de enfermedad. Me sentí más que agradecida y llena de alegría. Finalmente estaba libre de cáncer y lo he estado desde entonces.

Antes de mi diagnóstico de cáncer, no estaba tomando las medidas adecuadas para proteger mi piel. Ahora, visito a mi dermatólogo cada tres meses para exámenes de la piel y uso diariamente protector solar y ropa protectora contra el sol.

Este mes, me uno a The Skin Cancer Foundation en sus esfuerzos por ayudar a las personas a comprender los riesgos del cáncer de piel y cómo prevenirlo. En tan solo unas semanas, la Fundación volverá a salir a la carretera, trayendo a su Destino: Piel Sana programa a las comunidades de todo el país. El RV de 38 pies de la Fundación, personalizado con dos salas de examen privadas, viajará 10,000 millas para brindar exámenes gratuitos de detección de cáncer de piel en todo el cuerpo junto con materiales educativos y obsequios de protección solar.

Considere donar $ 15 para "Comprar una milla" y apoye el viaje de 10,000 millas. Ser proactivo acerca de revisar mi piel finalmente me salvó la vida. Tu regalo de hoy podría salvar la de otra persona.

596 Acciones
Haga un Donativo
Encuentre un dermatólogo

Productos Recomendados