Noticias sobre el sol y la piel

Trabajar en The Skin Cancer Foundation le salvó la vida

By becky kamowitz • 18 de julio de 2017


Miembros del personal de la Fundación contra el Cáncer de Piel aprender mucho sobre el cáncer de piel. Muchos de nosotros también tenemos amigos o familiares que han padecido la enfermedad. Sin embargo, pocos de nosotros tenemos desarrollamos la enfermedad nosotros mismos. Bill Ridenour, el director senior de desarrollo de asociaciones de la Fundación, se convirtió recientemente en parte de ese pequeño grupo.

un chico sol

Bill se unió a la Fundación en el otoño de 2016 para supervisar el departamento de asociaciones corporativas. Su cambio al sector sin fines de lucro se produjo después de 30 años de trabajar en la industria de la publicidad, en publicaciones como Tiempo, Sports Illustrated, Fortuna, Dinero y Resumen de golf.

Por su propia admisión, Bill creció pasando mucho tiempo al aire libre y la protección solar nunca fue una prioridad. Un ávido golfista, navegante y jugador de tenis, Bill dice que siempre fue más feliz tumbado en la playa bajo el sol. "He sido un 'chico sol' por... siempre".

Cuando se le preguntó si alguna vez había visitado a un dermatólogo, Bill recuerda las citas cuando era adolescente para tratar el acné. Hasta marzo de 2017, nunca se había realizado un examen profesional de la piel.

Intervención divina

Dr. Perez y Bill en su oficina

Bill había estado trabajando en The Skin Cancer Foundation durante solo unos meses cuando conoció a Maritza Perez, MD, en un evento de la Fundación en Orlando. El Dr. Pérez es dermatólogo y uno de los vicepresidentes principales de la Fundación. Su consulta se encuentra en New Canaan, Connecticut, muy cerca de la ciudad natal de Bill, Greenwich. Mientras conversaban, mencionó un pequeño bulto en un lado de la cabeza que sospechó que era un quiste. “Llame a mi oficina para hacer una cita y le echaré un vistazo”, dijo el Dr. Pérez.

Bill tomó la tarjeta del Dr. Pérez y voló a casa. Pasaron varias semanas antes de que su esposa, Susan, a quien le preocupaba que el golpe en la cabeza pudiera ser grave, le recordó que hiciera una cita.

El día de su cita, un viernes, el Dr. Pérez miró la cabeza de Bill y diagnosticó un quiste pilar benigno (no canceroso). Bill necesitaría hacer otra cita para que ella lo quite.

Estaba a punto de irse cuando ella se ofreció a hacerle un examen de la piel de todo el cuerpo.

“Siempre ofrezco un examen de la piel a mis nuevos pacientes”, dice el Dr. Pérez. “Mi lema es, 'si no buscas, no encuentras'”.

Usando un dermatoscopio, una lupa de mano que se usa específicamente para examinar la piel, el Dr. Pérez examinó cuidadosamente la cara, la boca, el cuero cabelludo, los hombros, el pecho y los brazos de Bill. Luego le dio la vuelta para mirarle la espalda... y se quedó muy callada.

“No me gusta lo que estoy viendo”, le dijo. La Dra. Pérez había detectado lo que estaba segura que era un melanoma, y ​​lo que temía en una inspección visual más cercana era un melanoma invasivo. De hecho, vio dos lesiones: una en la parte inferior de la espalda que era particularmente preocupante y una lesión más pequeña en la parte superior de la espalda.

Según el Dr. Pérez, los melanomas de Bill tenían algunas de las características clásicas de la enfermedad. Ambas lesiones tenían bordes irregulares y eran de una variedad de colores. También mostraron signos de regresión, lo que significa que las lesiones mostraban signos de que parte del melanoma había sido destruido por el sistema inmunológico de Bill y reemplazado por tejido cicatricial. Cuando la regresión es evidente, el tamaño total del melanoma es difícil de caracterizar porque es difícil decir qué tan extenso era antes de que ocurriera la regresión.

El Dr. Pérez hizo una biopsia de ambas lesiones ese día y envió las muestras al laboratorio. No había nada que hacer más que esperar los resultados.

El juego de la espera

Bill se había despertado esa mañana creyendo que le quitarían un quiste; no esperaba que le dijeran que probablemente tenía dos melanomas. Regresó a casa, con las palabras del Dr. Pérez en su mente. Susan llegó a casa y encontró a Bill sentado solo en su sala familiar, aún procesando las noticias. Más tarde, ella le diría que tenía “la mirada de la muerte” en su rostro.

“Inmediatamente piensas lo peor”, dice Bill. "Pensé que iba a morir."

Melanoma en etapa IA de Bill

Bill volvió a trabajar la semana siguiente después de un largo fin de semana preocupado por los resultados. Estaba mirando su computadora, tratando de concentrarse cuando el Dr. Pérez llamó con los resultados. “Tengo buenas noticias”, le dijo a Bill.

La lesión en la parte inferior de su espalda era un melanoma en etapa IA, lo que se conoce como un "melanoma delgado". Aunque el melanoma había invadido debajo de la epidermis (la capa externa de la piel), era poco probable que se hubiera extendido más allá del sitio del tumor. La lesión en la parte superior de la espalda era un melanoma in situ, lo que significa que el tumor no había penetrado más allá de la epidermis.

La Dra. Pérez le dijo a Bill que fuera a su oficina al día siguiente para remover el melanoma invasivo. Ambos tumores tendrían que extirparse por completo y enviarse a un laboratorio para confirmar que no se han propagado.

El procedimiento

Para eliminar el delgado melanoma de Bill, el Dr. Pérez usó una técnica llamada "Mohs lento". como tradicional Cirugía de Mohs, la técnica de Mohs lenta permite conservar la mayor cantidad posible de piel sana. Al realizar la cirugía de Mohs, el cirujano extrae una capa delgada de tejido, que luego se congela y se examina de inmediato bajo un microscopio. Si los márgenes del tejido no presentan signos de cáncer se finaliza la cirugía. De lo contrario, el cirujano repite el proceso hasta que los márgenes del tejido no muestren cáncer. La cirugía de Mohs se considera el tratamiento estándar de oro para los cánceres de piel no melanoma (carcinomas de células basales y escamosas), que pueden congelarse rápidamente y son fáciles de leer. Pero debido a que el melanoma está formado por células cutáneas pigmentadas (melanocitos), son más difíciles de leer. Con Mohs lento, la muestra de tejido se extrae utilizando una técnica similar a la de Mohs tradicional, pero debe enviarse a un laboratorio de patología externo para un análisis más complejo.

Se extirpó el delgado melanoma de Bill y se lo envió a casa con la herida abierta, en caso de que el informe patológico indicara que se necesitaba un segundo procedimiento.

“Alrededor del 91 por ciento de los casos se curan con la primera cirugía, pero en alrededor del nueve por ciento de los casos hay que regresar y tomar más piel”, dice el Dr. Pérez.

El Dr. Pérez envió la lesión al laboratorio y una vez más llegó el momento del juego de espera. Mientras tanto, Bill comenzó a comunicarse con amigos, familiares y colegas, haciéndoles saber por lo que estaba pasando. Uno de sus amigos incluso le presentó por correo electrónico a un colega de la industria que también había experimentado melanoma. Aunque nunca se habían conocido, esa persona se convirtió en un salvavidas para Bill durante los días siguientes. “Llámame todos los días”, le dijo a Bill. "Sé por lo que estás pasando, he estado allí".

Bill lo llama "el amigo más cercano que he tenido a quien nunca he conocido".

-

Unos días después, el Dr. Pérez llamó a Bill con los resultados: el cáncer había desaparecido por completo y no había señales de que se hubiera propagado.

“Esto tuvo que ser una intervención divina”, le dijo el Dr. Pérez a Bill. Si Bill no se hubiera unido al equipo de SCF, si no hubiera conocido al Dr. Pérez y descubierto su proximidad geográfica y si su esposa no le hubiera recordado que hiciera la cita, es posible que los melanomas de Bill no hubieran sido tratados y potencialmente fatales.

Cómo se ven 56 puntos

Una vez más, Bill se dirigió a la oficina de la Dra. Pérez para que ella pudiera cerrar la incisión. La remoción de aproximadamente 4 centímetros cuadrados de piel requirió 56 puntos. También extirpó el melanoma in situ –una lesión de 12 milímetros– y cerró esa herida con 32 puntos.

“Los puntos fueron definitivamente incómodos”, dice Bill. “No te das cuenta de cuánto estiras los músculos de la espalda hasta que intentas no hacerlo”. Pasaron algunas semanas hasta que pudo reanudar su estilo de vida normal y activo. Aun así, considera que la incomodidad y los inconvenientes son un pequeño precio a pagar por su vida. 

Moving Forward

Desde el diagnóstico de Bill, su esposa y sus tres hijos adultos han visitado al Dr. Pérez para exámenes de detección de cáncer de piel. Él describe a su familia como "antiguos adoradores del sol" que ahora están "todos comprometidos" cuando se trata de protegerse del sol.

Ahora Bill tiene un enfoque completamente nuevo para la protección solar. En un reciente viaje familiar a la playa, en lugar de tumbarse en la arena como solía hacerlo, pasó el día bajo una sombrilla. Su familia extendida, sorprendida, le preguntó sobre su cambio de comportamiento. En respuesta, se dio la vuelta y les mostró las cicatrices en la espalda.

También tiene un conjunto específico de instrucciones del Dr. Pérez para seguir: "Bill necesita revisar su propia piel semanalmente y venir cada tres meses para un control de la piel". Aunque las pruebas revelaron que es poco probable que sus tumores originales vuelvan a aparecer, ella advierte que Bill aún tiene un mayor riesgo de desarrollar nuevos cánceres de piel y deberá permanecer alerta.

Una nueva vista

Bill dice que ahora tiene una perspectiva diferente sobre el trabajo de la Fundación y sus esfuerzos para educar al público sobre la prevención y detección temprana del cáncer de piel. “Tengo un interés creado que no tenía antes”, dice. “Cuando hablo de la misión de la Fundación de salvar vidas, mi discurso sale del corazón. Todavía es tan reciente que cuando empiezo a hablar de eso, me emociono un poco”.

También está usando su historia como una advertencia. “Tengo tantos amigos que crecieron como yo, pasando mucho tiempo al aire libre sin protección solar”, dice Bill. “Les cuento mi historia y me dicen: 'Tengo que hacerme un examen'”.

452 Acciones
Haga un Donativo
Encuentre un dermatólogo

Productos Recomendados