Los viajes de vacaciones de primavera a destinos tropicales requieren protección solar vigilante

La exposición solar intensa e intermitente puede aumentar el riesgo de melanoma.

Nueva York, NY (14 de marzo de 2019) – Después de un largo y gélido invierno, miles de estudiantes están listos para las vacaciones de primavera y divertirse bajo el sol. Los viajeros deben ser conscientes de que los rayos ultravioleta (UV) del sol juegan un papel importante en el desarrollo del cáncer de piel y deben tomar las medidas adecuadas para protegerse. La protección solar es especialmente importante para quienes visitan destinos tropicales, ya que la exposición al sol en estos lugares es más intensa.

El daño solar acumulado durante toda la vida es un factor importante en el desarrollo del cáncer de piel, pero los investigadores también han relacionado la exposición intensa e intermitente al sol con un mayor riesgo de melanoma, una de las formas más peligrosas de cáncer de piel. Este tipo de exposición periódica y concentrada a los rayos UV provoca con frecuencia quemaduras solares y daña gravemente la piel. En promedio, el riesgo de melanoma de una persona se duplica si ha tenido más de cinco quemaduras solares.

“El tipo de exposición intensa al sol que acompaña a las vacaciones tropicales es especialmente peligroso, por lo que incluso aquellos que se dedican a proteger su piel deben tener mucho cuidado”, dice Deborah S. Sarnoff, MD, presidenta de The Skin Cancer Foundation. “Evitar las quemaduras solares es una parte clave para reducir el riesgo de desarrollar melanoma”.

Además de la radiación ultravioleta más intensa, las vacaciones en la playa pueden aumentar la probabilidad de daño solar a través de factores ambientales como el agua y la arena: estas superficies pueden reflejar hasta el 80 por ciento de la radiación ultravioleta, por lo que los rayos del sol lo golpean dos veces. Si usted o un estudiante que conoce está planeando escapar del frío durante las vacaciones de primavera, The Skin Cancer Foundation recomienda seguir los siguientes pasos para protegerse del daño solar:

¡Cubrir! Usar más ropa puede parecer contradictorio en la playa o la piscina, pero los pareos, las mangas largas y los abrigos le darán sombra a su piel y lo ayudarán a mantenerse fresco. La ropa es la primera línea de defensa contra los rayos del sol.

Accesorios: Las gafas de sol que bloquean los rayos UV ayudarán a proteger sus ojos y la piel circundante del daño, mientras que un sombrero de ala ancha (con un ala de al menos tres pulgadas alrededor) ayudará a proteger su cuero cabelludo, cuello, cara y orejas.

Buscar la sombra:  Refúgiate del sol bajo una frondosa palmera o una gran sombrilla de playa e intenta llegar a los puntos calientes a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde. ¡Al evitar el sol en su punto más intenso (entre las 10 a. m. y las 4 p. m.), vencerá a las multitudes y salvará su pellejo!

Sea inteligente con la protección solar: Un protector solar de amplio espectro resistente al agua con un SPF de al menos 30 es imprescindible para unas vacaciones en la playa. Aplique una onza, o dos cucharadas, cada dos horas o inmediatamente después de nadar o sudar mucho.

###

Acerca de la Fundación del Cáncer de Piel
La Skin Cancer Foundation es la única organización global dedicada exclusivamente a la prevención, detección temprana y tratamiento del cáncer de piel. La misión de la Fundación es disminuir la incidencia del cáncer de piel a través de la educación y la investigación públicas y profesionales. Desde su creación en 1979, la Fundación ha recomendado seguir un régimen de protección solar completo que incluye buscar sombra y cubrirse con ropa, incluido un sombrero de ala ancha y anteojos de sol con filtro UV, además del uso diario de protector solar. Para obtener más información, visite SkinCancer.org. 

 

Haga un Donativo
Encuentre un dermatólogo

Productos Recomendados