Consejos de seguridad solar para el aprendizaje y la recreación al aire libre

Recordatorios de regreso a la escuela de The Skin Cancer Foundation

Nueva York, NY (22 de septiembre de 2020) - Con el final del verano y el comienzo de la escuela, es posible que descubra que la protección solar no es lo más importante como lo es durante los meses más cálidos. Pero los dañinos rayos ultravioleta (UV) están presentes todo el año y pueden ser tan peligrosos en el patio de la escuela como en la playa. Con muchas escuelas implementando el aprendizaje al aire libre debido a la pandemia de COVID-19, la protección solar para los niños cuando se dirigen a la escuela es más importante que nunca.

“La exposición al sol durante la niñez puede contribuir al riesgo de cáncer de piel y al envejecimiento prematuro de la piel más adelante en la vida”, dice Deborah S. Sarnoff, MD, presidenta de The Skin Cancer Foundation. “Los niños pasan la mayor parte de su tiempo en la escuela, y si las clases se llevan a cabo al aire libre, es imperativo que los estudiantes practiquen la protección solar”.

Los rayos ultravioleta son más intensos entre las 10 a. m. y las 4 p. m., cuando los estudiantes generalmente están en la escuela. Si están afuera para la clase, el recreo o los deportes después de la escuela, corren el riesgo de exposición. La primera línea de defensa para los estudiantes es la ropa, así que vista a los niños con telas densamente tejidas y de colores brillantes u oscuros, que ofrecen la mejor defensa. Cuanta más piel cubras, mejor, así que elige mangas largas y pantalones largos siempre que sea posible. Para proteger la cara, el cuello y los ojos, envíe a los niños a la escuela con un sombrero de ala ancha y anteojos de sol que bloqueen los rayos UV para usar al aire libre.

La aplicación de protector solar debe ser parte de la rutina diaria de su hijo. La Skin Cancer Foundation recomienda que los niños usen un protector solar de amplio espectro (UVA/UVB) resistente al agua con un SPF de 30 o más. Si bien los padres deben aplicar protector solar a los niños más pequeños, los niños mayores y los adolescentes deben aprender a aplicarlo ellos mismos y convertirlo en un hábito diario. Aplique protector solar generosamente a toda la piel que pueda estar expuesta. No olvide los puntos fáciles de pasar por alto, como las orejas, la parte posterior del cuello y la parte superior de los pies y las manos. Para seguir siendo eficaz, el protector solar debe volver a aplicarse cada dos horas e inmediatamente después de nadar o sudar. Como mínimo, recuerde a los niños que vuelvan a aplicar protector solar antes de cualquier clase al aire libre o deportes después de la escuela.

En los EE. UU., los protectores solares están regulados por la FDA como medicamentos de venta libre y pueden requerir que la enfermera de la escuela los aplique o que los estudiantes proporcionen un permiso por escrito de un médico para usarlos. Las escuelas también pueden prohibir los sombreros y las gafas de sol durante el horario escolar, incluido el recreo. Si ese es el caso, The Skin Cancer Foundation ha creado un formulario de permiso de protección solar que los padres y los médicos pueden firmar, lo que permite a los estudiantes traer estos artículos a la escuela, aplicarlos y usarlos según sea necesario. El formulario está disponible en SkinCancer.org/schoolnote.

Si bien una rutina de protección solar personal es una excelente manera de garantizar que su hijo esté a salvo de los rayos UV, también puede comunicarse con la escuela de su hijo si tiene preguntas y sugerencias. Verifique si hay lugares adecuados para que los estudiantes busquen sombra durante las actividades al aire libre. La sombra puede ser proporcionada por glorietas y estructuras de techo, toldos, velas de sombra y sombra natural, como árboles con una cubierta de hojas gruesas. Iniciar un diálogo con los administradores de la escuela le permitirá discutir la posibilidad de agregar estructuras de sombra si no hay ninguna disponible en el patio de la escuela.

###

Acerca de la Fundación del Cáncer de Piel
La Skin Cancer Foundation salva y mejora vidas al capacitar a las personas para que adopten un enfoque proactivo para la protección solar diaria y la detección temprana y el tratamiento del cáncer de piel. La misión de la Fundación es disminuir la incidencia del cáncer de piel a través de la educación y la investigación públicas y profesionales. Desde su creación en 1979, la Fundación ha recomendado seguir un régimen de protección solar completo que incluye buscar sombra y cubrirse con ropa, incluido un sombrero de ala ancha y anteojos de sol con filtro UV, además del uso diario de protector solar. Para más información visite SkinCancer.org.

Haga un Donativo
Encuentre un dermatólogo

Productos Recomendados