Queratosis Actínicas

Un precáncer frecuente

La queratosis actínica (QA) es el precáncer más común que se forma en la piel dañada por la exposición crónica a los rayos ultravioleta (UV) del sol o el bronceado en interiores. También se conoce esta afección como queratosis solar.

Las QA son el resultado de una exposición prolongada a la radiación ultravioleta (UV). Esto significa que si ya tiene una QA, es probable que desarrolle más queratosis actínicas en el futuro. Esto supone un mayor riesgo de cáncer de piel, ya que las QA pueden convertirse en carcinoma de células escamosas (CCE), una forma común, y a veces invasiva, de la enfermedad.

¿Qué aspecto tienen las queratosis actínicas?

Las QA suelen aparecer como pequeños parches de piel secos, escamosos o con costras. Pueden ser de color rojo, tostado claro u oscuro, blanco, rosa, tono carne o una combinación de colores y, a veces, están levantadas. Debido a su textura rugosa, las queratosis actínicas suelen ser más fáciles de sentir que de ver.

Dónde aparecen?

Las lesiones surgen con frecuencia en zonas de la cara, labios, orejas, cuero cabelludo, hombros, cuello y dorso de las manos y antebrazos expuestas al sol. Otra forma de QA conocida como queilitis actínica aparece en el labio inferior.

¿Debería preocuparme?

Aunque solo entre el 5 y el 10 por ciento de las QA se convierten en cáncer de piel, la gran mayoría de los carcinomas de células escamosas comienzan como QA. Por eso es mejor ir a lo seguro y consultar a su dermatólogo si cree que puede tener una QA.

¿Qué necesito saber?

  • Las QA son evidencia de un daño solar sostenido. Tenerlas aumenta el riesgo de cáncer de piel de por vida. Debido a que tener una QA significa que es probable que ya tenga más de una, esto puede traducirse en un riesgo particularmente elevado a desarrollar CCE.
  • Un CCE no tratado puede volverse invasivo e incluso poner en peligro la vida.

Creo que tengo una queratosis actínica. ¿Qué tengo que hacer?

Si se detectan a tiempo, las queratosis actínicas pueden tratarse antes de que se conviertan en cáncer de piel.

Consulte con su dermatólogo, quien puede diagnosticar con precisión la lesión y recomendarle un tratamiento eficaz. Es mejor diagnosticar y tratar las QA en forma precoz, antes de que se vuelvan cancerosas. Esto es especialmente válido para las QA que aparecen en la cabeza o el cuello, donde los cánceres de piel pueden ser más agresivos.

Protéjase para ayudar a prevenir un mayor daño solar. Busque sombra y proteja su piel de la exposición a los rayos UV todos los días, incluso cuando esté nublado, usando protector solar de amplio espectro y ropa, sombreros y anteojos a prueba de sol. Evite el bronceado en interiores por completo y no se queme con el sol.

Factores de riesgo de queratosis actínica

La queratosis actínica (QA) es un precáncer de piel muy común. Comprender sus factores de riesgo junto con las causas de la QA puede ayudarlo a evitar su desarrollo. Ser consciente del riesgo de su enfermedad también le ayudará a detectar las QA con rapidez, cuando son altamente tratables. Si no se tratan, pueden convertirse en carcinoma de células escamosas, un tipo de cáncer de piel.

Estos factores aumentan su riesgo:

  • Historial de exposición sin protección a la radiación ultravioleta (UV) del sol o al bronceado en interiores. Esto incluye a las personas que trabajan al aire libre bajo el sol, las personas con el cuero cabelludo calvo o el cabello ralo y las que sufrieron quemaduras solares.
  • Ubicación geográfica: cuanto más cerca del ecuador viva, más probabilidades tendrá de padecer QA.
  • Sistema inmunológico debilitado debido a una afección o al uso de medicamentos.
  • Piel clara: si bien cualquier persona puede desarrollar QA, se producen con mayor frecuencia en personas de piel clara.
  • Mayores de 40 años: las QA son más frecuentes en personas de 40 años o más.

Exposición a la radiación UV sin protección

La exposición crónica sin protección a la radiación ultravioleta es la principal causa de queratosis actínica, razón por la cual las QA suelen aparecer en zonas de la piel expuestas al sol.

El daño solar en la piel es acumulativo. Esto significa que cuanto más tiempo pase bajo el sol a lo largo de los años, incluso por períodos breves, mayores serán sus probabilidades de presentar una o más QA. Los rayos ultravioleta emitidos por las camas de bronceado en interiores son especialmente peligrosos y aumentan el riesgo de desarrollar QA y todo tipo de cáncer de piel.

Ubicación geográfica

Vivir en un clima soleado cerca del ecuador donde los rayos ultravioleta son fuertes la mayor parte del año implica una mayor exposición a los efectos nocivos del sol. Por lo tanto, la probabilidad de contraer QA es mayor para las personas que viven en regiones cercanas al ecuador.

Independientemente del clima, cualquier persona que pase mucho tiempo al aire libre sin protección corre el riesgo de desarrollar una o más QA. Incluso cuando está nublado, alrededor del 80 por ciento de los rayos UV pueden atravesar las nubes.

Un sistema inmunológico debilitado

Si su sistema inmunológico está debilitado como resultado de tratamientos médicos, incluida la quimioterapia o la terapia inmunosupresora, o si tiene una afección, como leucemia, linfoma o VIH, que reduce el funcionamiento inmunológico, su riesgo de desarrollar QA es mayor. La exposición prolongada a los rayos UV inhibe el sistema inmunológico, lo que reduce su capacidad para reparar daños adicionales.

Tipo de piel

Aunque cualquier persona puede desarrollar QA, las personas de piel clara, especialmente las personas con cabello pelirrojo o rubio, ojos azules o verdes o piel con pecas o que se quema con facilidad, tienen un mayor riesgo de desarrollar QA.

Más de 40 años

Debido a que el daño solar en la piel se acumula con el tiempo, cuanto más viva, mayor será el daño total a lo largo de la vida. Esto explica por qué las QA son cada vez más frecuentes en personas mayores de 40 años.

Sin embargo, las QA también se producen en adultos jóvenes, especialmente en personas de piel clara y ojos claros, y en aquellos que pasan mucho tiempo al aire libre.

Qué puede hacer

Esté atento: hágase autoexámenes mensuales y visite a su dermatólogo una vez por año para que le haga un examen profesional completo de la piel.

Protéjase contra los rayos ultravioleta: no importa su tipo de piel, puede reducir el riesgo de contraer QA y cáncer de piel tomando medidas de protección simples e inteligentes.

Señales de advertencia de queratosis actínica

La detección temprana de una queratosis actínica (QA) le brinda la oportunidad de tratar la lesión y prevenir el cáncer de piel antes de que comience. Cuando se diagnostica con prontitud, casi todas las queratosis actínicas (en plural) pueden eliminarse con éxito. Si no se tratan, algunas QA pueden progresar a carcinoma de células escamosas (CCE).

CÓMO LOCALIZAR QUERATOSIS ACTÍNICAS

TEXTURA
De plana a ligeramente levantada, escamosa, crujiente, áspera, a veces con forma de cuerno elevado o protuberancia.

COLOR
Rojo, tostado, rosa, color piel, marrón o plateado.

TAMAÑO
Las dimensiones varían desde un punto diminuto hasta una pulgada de diámetro

UBICACIÓN small location icon transparent
Con frecuencia en zonas expuestas a los rayos ultravioleta (UV), como la cara, los labios, las orejas, el cuero cabelludo, los hombros, el cuello, el dorso de las manos y los antebrazos. La queilitis actínica es una variante de la QA que aparece en el labio inferior.

A menudo, las QA son más fáciles de sentir que de ver. La piel puede sentirse seca y áspera al tacto, o en carne viva, sensible y dolorosa, o incluso, se puede sentir picazón con una sensación de pinchazos o ardor. Algunas QA se ven y se sienten inflamadas. En raras ocasiones, pueden sangrar o desarrollar una llaga persistente, también conocida como ulceración. En otros casos, aparecen y desaparecen en el mismo lugar.

multiple red bumps and tan crusts on the forehead

Múltiples protuberancias rojas y costras tostadas en la frente y el cuero cabelludo.

scattered thick, scaly, red patches on the back of the hand

Manchas rojas, escamosas y dispersas en el dorso de la mano.

Qué puede hacer

Si tiene un historial de exposición a los rayos UV sin protección, vive en un lugar soleado o tiene otros factores de riesgo, esté atento a cualquier cambio inusual en su piel.

Examínese de la cabeza a los pies una vez al mes: esté atento a las manchas o lesiones nuevas o en evolución que persistan, crezcan o sangren. Si nota alguna señal de advertencia, consulte a un dermatólogo. Aprenda cómo revisar su piel aquí.

Visite a su dermatólogo una vez por año para realizarse un examen profesional de la piel. Contar con un especialista que tenga la habilidad de identificar y tratar los crecimientos anormales de la piel es vital para su salud y bienestar. Cualquier persona con QA debe estar bajo el cuidado de un dermatólogo.

Practique hábitos de protección solar: una estrategia completa de protección solar es la forma más eficaz de reducir el riesgo de desarrollar QA. Evite la exposición a los rayos UV sin protección. Busque la sombra, especialmente entre las 10 a. m. y las 4 p. m., use un protector solar de amplio espectro (UVA/UVB) y ropa protectora contra el sol, un sombrero de ala ancha y gafas de sol que bloqueen los rayos UV.

Tratamiento de la queratosis actínica

Reduzca su riesgo de desarrollar cáncer de piel

Si tiene una o más queratosis actínicas (QA), es un signo de daño en la piel que lo pone en alto riesgo de desarrollar cáncer de piel. Identificar y tratar estas lesiones precancerosas lo ayuda a reducir ese riesgo.

Sus opciones de tratamiento dependen de la cantidad de lesiones que tenga, dónde se encuentren, su edad y su estado general de salud. Se incluyen las siguientes opciones:

  • Procedimientos quirúrgicos
  • Tratamientos tópicos
  • Terapia fotodinámica
  • Combinación de terapias

Procedimientos quirúrgicos

La cirugía se utiliza ampliamente en los casos en que una persona tenga una o más lesiones aisladas. Hay varias formas de extirpar la lesión cutánea con cirugía, que incluyen:

  • Exfoliación química: el médico aplica una sustancia química en la cara, lo que hace que las capas superiores de la piel se despeguen. La piel nueva generalmente vuelve a crecer en unas pocas semanas.
  • Criocirugía: el médico aplica nitrógeno líquido para congelar el tejido, que finalmente se cae y permite que emerja una piel sana.
  • Raspado y desecación: el médico raspa o afeita la lesión, luego utiliza calor o un agente químico para destruir las células QA restantes y detener cualquier sangrado.
  • Cirugía con láser: el médico aplica un rayo láser para vaporizar la lesión de QA.

Tratamientos tópicos

Se prescriben cremas, geles y soluciones tópicas para su uso en pacientes con queratosis actínicas numerosas o generalizadas. El médico aplica estas cremas y geles directamente en las zonas afectadas de la piel para tratar lesiones visibles e invisibles con un riesgo mínimo de cicatrización.

Medicamentos aprobados en los Estados Unidos
5-fluorouracilo (Carac®, Efudex®, Fluoroplex®)
Diclofenaco (Solaraze®) y ácido hialurónico
Imiquimod (Aldara®, Zyclara®)
Tirbanibulin (Klisyri®)

Terapia fotodinámica

Para las QA generalizadas ubicadas en la cara y el cuero cabelludo, se aplica un agente tópico sensibilizador a la luz durante un período de tiempo seguido de exposición a luz azul o roja para matar las células cancerosas. La terapia fotodinámica (TFD) es especialmente eficaz como tratamiento único y realizado para destruir las lesiones sin dañar el tejido sano.

Combinación de terapias

Los médicos pueden combinar terapias en regímenes de tratamiento, que incluyen:

  • Criocirugía y TFD
  • Criocirugía y tratamiento tópico
  • Tratamientos tópicos y TFD

Algunas de estas terapias combinadas pueden aumentar la fotosensibilidad. Asegúrese de consultar con su dermatólogo y tenga especial cuidado en proteger su piel de los rayos UV durante el tratamiento y después de él.

Después del tratamiento, hágase autoexámenes y visite a su dermatólogo en los intervalos recomendados para detectar QA y detectar cánceres de piel.

Última actualización: 2020